Qué es la migraña?

La migraña es una enfermedad compleja, recurrente e incapacitante. La cefalea a menudo unilateral pulsátil, asociada a foto y fono-fobia, náuseas y vómitos, es el signo clínico más frecuente y característico de la misma. Durante décadas se han hecho numerosos enfoques clínicos, histoquímicos, moleculares y genéticos que han generado un amplio escenario de hipótesis sobre el origen de la migraña, pero que en ningún caso han clarificado por completo su etiopatogenia.

A pesar del arsenal terapéutico de fármacos existente, es un hecho sobradamente reconocido que el tratamiento de la enfermedad no es suficientemente ni completamente satisfactorio e incluso el abuso de fármacos conduce a la cronificación de la enfermedad. Por esta razón en DR Healthcare estudiamos nuevas alternativas que incidan sobre los mediadores bioquímicos implicados.

Uno de estos mediadores, probablemente el más significativo, es la histamina, una sustancia de gran interés biológico que presenta una amplia distribución en los diferentes tejidos del cuerpo humano donde ejerce importantes actividades fisiológicas. Es mediadora en la respuesta de hipersensibilidad inmediata y en las alergias, interviene en la funcionalidad de la musculatura lisa de bronquios y de vasijas sanguíneas, en la regulación de la secreción gástrica y como neurotransmisor en el sistema nervioso central, entre otros.

En el ámbito de las aminas biogenas, la histamina es la molécula predominante en el desencadenamiento de migraña. Una serie de argumentos que refuerza la relación entre histamina y migraña, entre los que destacan:

Cuando existe una desproporción entre la histamina ingerida, o la liberada de las células que lo almacenan en el organismo, y la capacidad de metabolización de la misma, se produce su acumulación en plasma y la aparición de los efectos adversos. La DiAminOxidasa o DAO, es una de las enzimas más importantes en la metabolización de la histamina, por lo cual una disminución en su actividad se traduce en un aumento del riesgo de sufrir los efectos adversos de la histamina, entre otros, migraña. (Ver en http://migrasin.com/histamina-y-migrana/ )

El fundamento paliativo de Migracalm:

Al margen del origen que desencadena la migraña, una crisis de migraña presenta siempre una evolución similar, identificándose de cuatro a cinco fases:

1/. En primer lugar se presenta la fase prodrómica. Tres o cuatro horas antes de que se empiece a sentir el dolor de cabeza aparece sensación de molestia a la luz (fotofobia), exceso de sed y sueño. También molestan los ruidos del ambiente (fonofobia). Todo ello combinado produce una alteración en el carácter.

2/. La segunda fase o fase de aura, sólo la padecen un pequeño porcentaje de los pacientes de migraña. Algunas personas alegan que perciben luces brillantes que centellean, combinadas en ocasiones con manchas oscuras o moscas. Esta fase suele durar de una a dos horas, previa a la llegada del dolor. En realidad esta sensación de ciertos transtornos oculares es debido a la disminución del riego sanguíneo y por tanto oxigeno, derivada de una vasoconstricción arterial".

3/. La tercera fase, o segunda para la mayoría, es cuando comienza el dolor de cabeza, la fase de cefalea. Se trata de un dolor muy intenso que dura muchas horas, pudiendo llegar hasta las 72 horas. Normalmente viene acompañado de un dolor pulsátil en la altura de las sienes. Tras las primeras horas del estallido de dolor, se presentan nauseas seguidas de vómitos y en algunos pacientes intolerancia por los olores u osmofobia.

4/. Medicándose o no, el migrañoso intenta aliviarse conciliando el sueño, aunque no siempre se consigue dormir. Podríamos decir que con el sueño entramos en la fase de resolución.

5/. Fase posdrómica. Pasada la crisis migrañosa, los pacientes se sienten cansados y débiles, con un bajo estado de ánimo, aunque con cierta sensación placentera tras el intenso dolor sufrido.

La sensación del dolor ocurre en la periferia cerebral y, durante las crisis de migraña, ciertas venas y arterias que irrigan el cerebro experimentan una vasodilatación ocasionada por una inflamación de origen no infeccioso. El dolor está originado por la dilatación de los vasos sanguíneos de la cabeza que estimulan terminaciones nerviosas las cuales ocasionan el dolor. Cuando pasa el borbotón de sangre por la zona irritada, provoca una presión sobre el vaso dilatado que se traduce en un intenso dolor.

Entre los vasos que más sensación de dolor provocan, se hallan las arterias temporales superficiales, que se pueden palpar a la altura de las sienes. La mayoría de pacientes de migraña aseguran que instintivamente cuando aparece el dolor se presionan con los dedos en esta zona y aliviar en parte el dolor. Efectivamente, los especialistas confirman que la presión en esta zona amortigua el golpe de dolor que provoca la sangre al pasar por la arteria dilatada.

Este es precisamente el principio de MIGRACALM, aliviar el dolor ejerciendo una ligera y permanente compresión en el punto donde se focaliza la mayor sensación de dolencia.